La química verde

 

Este artículo está inspirado en uno de Dolores Bueno y publicado en el Blog de Next Door Publishers

Habíais oído hablar de la química verde?
Yo al menos no, aunque seguramente lo he utilizado o la tengo presente.
La química en sí es una ciencia maldita por multitud de malas experiencias, La doctora Dolores Bueno nos enumera unas cuántas. La química nos ha envenenado cuando no sabíamos controlarla o consideramos que no valía la pena hacerlo, pero también nos ha solucionado los problemas inherentes a la superpoblación, precisamente para descontaminar o deshacernos de los residuos que producimos. Pero, sobre todo, para resolver el gran problema, cómo conseguir las cosas tan necesarias para nuestro día a día sin necesidad de contaminar.

Hace poco un amigo nos habló de los problemas que tenía para combatir algunas enfermedades de los árboles de su jardín, tanto ornamentales como productivos. Cómo evitar la mosca blanca sin echar a perder los limones; cómo conseguir que las hormigas no críen el pulgón, sin necesidad de envenenarlas y arriesgar la salud de su familia. Le dimos unos cuántos consejos.
A veces la solución puede ser mucho más sencilla que ir a la droguería y comprar el veneno más rápido. Para resolver el problema existen otros remedios más originales, prácticos y seguramente más eficientes. Si pones veneno ganarás una batalla, pero perderás la guerra, porque invariablemente hormigas otras zonas vendrán a colonizar tu jardín, tu perro habrá enfermado después de lamer el veneno, no podrás comer tus limones y, finalmente, las mariquitas que comían no sólo el pulgón sino también muchas plagas que hasta ahora nunca habías visto, habrán desaparecido de tu jardín.
Envuelve el tronco de tu árbol con una tira algodón de farmacia y verás como ya no subirán las hormigas, que al no poder cultivar el pulgón en tu árbol, marcharán a otros lugares.
A la mosca blanca la atrae el color amarillo. Coge un saco de plástico de este color, embadúrnalo de cola y verás como las moscas blancas caen a la trampa. Y sí, algunas hormigas quedarán, también un poco de pulgón, y no todas las moscas blancas morirán; pero es que a tu árbol tampoco le va mal luchar un poco, además tendrás las mariquitas como aliadas para esta guerra que ya has ganado.

La doctoranda Bueno nos explica lo que hizo la industria farmacéutica para suplir la corteza del tejo, componente necesario para producir el Taxol, una medicina imprescindible para luchar contra muchos tipos de cáncer. O qué hacer con el CO2, que de ser un enemigo lo podemos convertir en una cosa útil, que, paradójicamente, nos ayude a no contaminar.
Lo llaman Química Verde, en cambio, yo que no soy químico, lo veo como bioquímica, es decir conseguir imitar la que hacen los seres vivos, que como eficientes catalizadores naturales (biomimesis) nos pueden enseñar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *