Osos, hibernación y cambio climático

osos

Las alarmas sobre el cambio climático saltaron tras el descubrimiento de una madre, con dos oseznos campando en pleno invierno por el Pirineo aragonés. Evidentemente el cambio climático terminará afectando a las costumbres de hibernación del ursus arctos. Se ha comprobado que la misma especie, que en el Cantábrico hiberna dos meses, en Eslovenia lo hace tres, mientras en Escandinavia llega a los cinco; lo cual significa que si las temperaturas hibernales siguen subiendo, los osos, no solo de la península ibérica, reducirán su hibernación.
Por otro lado lo sucedido en el pirineo aragonés no debe extrañarnos, una investigación realizada en el 2010 sobre el oso cántabro ya demostraba que que las familias de una madre y sus crías, y también los oseznos menores de dos años, no hibernan en estas latitudes. El suelo no está tan helado y los osos pueden encontrar bellotas para alimentarse.
Ustedes nos dirán que el 2010 no es tan lejano, que entonces ya se daban algunas circunstancias del cambio climático; sin embargo, si repasamos el Libro de la Montería, se supone que escrito por Alfonso XI de Castilla, podremos observar que el gran naturalista del siglo XIV ya había constatado que las familias con oseznos menores de dos años no hibernaban.
Extraído del blog de Juan Ignacio Pérez, en Naukas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *